Comparte!

Más intervenciones

Hay más intervenciones (y habrá), pero la siguiente más significativa es el avance fronto-orbital, también con antenitas. En principio todo sale bien, pero al mes empieza a salirle a Daniela un bulto con pus y me voy corriendo al 12 de octubre. Hablan de infección en las placas que le pusieron en la frente y al día siguiente va a quirófano. Limpian la zona y seguimos con décimas, quitan distractores y seguimos con décimas, drenaje lumbar y mil infecciones que acaban por hacerles tomar la decisión de quitar el cráneo.

Otra vez me quiero despertar, mi niña ya no se mueve, está muy malita, con mucha medicación y la ley de Murphy hace que vayamos de mal en peor. Pasamos tres meses, incluidas las navidades, en el hospital. Le daban miedo los reyes magos y los payasos, pero le encantaron los regalos del Hospital (Gracias Caritas y Menudos Corazones) y los nuestros.

En nochebuena pedimos un Burger King y cenamos allí todos, el fin de año no fue muy emocionante que digamos.

Nuestra vida deja de ser normal: ¿Cómo se vive sin cráneo? Daniela se da de baja en la Escuela Infantil (no pueden hacerse cargo), mi trabajo se resiente, contratamos una chica para que se quede con ella en casa… y para colmo me quedo embarazada de nuevo y empiezo a manchar… 

Durante dos años, Daniela tiene que llevar un casco (rosa por supuesto) día y noche. Me quedo sin trabajo, empieza su retraso en el lenguaje, su déficit de atención o retraso madurativo... Esto es para no aburrirse, pero mi niña siempre sonriendo. 

Le encantan los niños y adora los bebés y los carritos, y no sé exactamente en qué orden. Ella es ajena a todo esto y es feliz, aunque a veces pregunta por qué sus manos y sus pies no son como los demás. 

Nace su hermano pequeño Iago, por el que siente pasión, su mayor hobbie es despertarle para jugar y son compañeros inseparables. Ella le ayuda en todo lo que él no puede hacer: le ayuda a enchufar algo, a subirse a una silla, a conducir carritos, a conducir motos, a buscar las chuches… Todo lo bueno y malo que ella sabe hacer.